Más allá de la pared de la galería: el mundo del arte vuelve a capacitar al público, virtualmente


No es una nueva regla de los tercios que el mundo del arte quiera adoptar: se estima que 1 de cada 3 museos podría cerrar permanentemente como resultado de la pandemia. Pero al igual que muchos tipos de empresas sin fines de lucro y con fines de lucro, los museos y las galerías han pasado los últimos seis meses poniéndose creativos.

Hay recorridos de exposiciones virtuales, entrevistas con artistas, clases educativas y más, con algunos beneficios sorprendentes: la capacidad de llegar a una audiencia global, brindar acceso a personas con movilidad restringida y atraer a los jóvenes. “No importa cuán vieja sea la escuela”, dice el propietario de la galería Sundaram Tagore, “la gente en el mundo del arte estaba reconociendo que la tecnología es omnipresente y que todos debemos adaptarnos a ella. COVID-19 ha acelerado ese proceso “.

Con viajes limitados, los artistas y sus promotores se relacionan menos en persona. Los coleccionistas de arte y los aficionados tienen más oportunidades de evaluar las paredes en blanco que deben rellenarse. La pintora Jeanne Rosier Smith da crédito a la apertura de una exhibición de videos en vivo por un aumento en las ventas de su trabajo. “La gente se queda en casa con sus familias”, dice. “Sus mundos se han vuelto más pequeños. Están mirando alrededor de su espacio y queriendo traer alegría y belleza a sus vidas ahora más que nunca ”.

Cuando una tubería estalló en enero en el Centro de Arte Contemporáneo de Maine, provocó una inundación que cerró el popular museo de Rockland durante unos meses. La crisis obligó a una inmersión profunda en la tecnología para mantener a las audiencias comprometidas, y dejó al personal de CMCA mejor preparado para el cierre relacionado con la pandemia a mediados de marzo.

“La inundación nos dio una ventaja para que, cuando llegara el COVID, pudiéramos responder rápidamente y continuar ofreciendo los recorridos virtuales tridimensionales que acabábamos de producir”, dice Suzette McAvoy, directora ejecutiva de CMCA. “Para entonces también habíamos recibido excelentes comentarios, por lo que nos otorgaron una subvención que nos ha ayudado a seguir adelante”.

A medida que los museos y las galerías de arte buscan los recursos para mantenerse abiertos y preservar el personal, algunos descubren que un enfoque híbrido, en parte virtual, en parte en persona, es la mejor manera de interactuar con el público.

“Durante mucho tiempo, ha sido difícil para la gente entender el papel que puede jugar lo digital en la vida de un museo. Pero desde que nos vimos obligados a convertirnos en digitales en marzo, incluso nuestros directores ahora se refieren a lo digital como nuestro ‘tercer campus’ ”, dice Derek O’Brien, director de marketing del Museo Peabody Essex en Salem, Massachusetts. El PEM, con campus tanto para el museo como para un centro de recolección, reabrió recientemente con una capacidad limitada durante menos días de lo habitual y continuará albergando eventos virtuales.

En un momento de incertidumbre, el mundo del arte está reuniendo tantas opciones como puede. Los museos de Los Ángeles a Nueva York han estado despidiendo y despidiendo a cientos de empleados desde marzo. En julio, la Alianza Estadounidense de Museos (AAM) publicó los hallazgos de su encuesta a 760 directores de museos, incluidos los de instituciones no artísticas, confirmando el alcance del costo económico causado por los cierres pandémicos. El grupo advirtió que 1 de cada 3 museos podría cerrar permanentemente a medida que se agoten las reservas financieras y las fuentes de financiación.

El Centro de Arte Contemporáneo de Maine en Rockland invita a los visitantes a su espacioso espacio en persona, al tiempo que ofrece eventos en línea como talleres de laboratorio de arte.

En total, el efecto dominó podría ser devastador, según la AAM. “Los museos apoyan 726.000 empleos directos e indirectos y contribuyen con $ 50 mil millones cada año a la economía”, dijo el grupo en un comunicado en julio.

El éxito duradero de las galerías en particular podría deberse a la supervivencia de las más innovadoras, según Barry Schwabsky, crítico de arte de The Nation. “Es posible que muchas galerías no sobrevivan a la crisis, pero las que lo hagan tendrán que ser más creativas en su pensamiento, y quizás más pequeñas y más ágiles, así como más colaborativas en sus formas de trabajar”, ​​escribió en un artículo del 1 de julio, “ ¿Para qué sirven las galerías de arte?

Reimaginando la interacción con el arte

Después de seis meses de pensar en sus pies, muchas galerías y museos están demostrando el punto de vista de Schwabsky. Están entrando en el ámbito virtual con recorridos por exposiciones, entrevistas con artistas, clases educativas y más. También están descubriendo algunos beneficios sorprendentes: la capacidad de llegar a una audiencia global, brindar acceso a personas con movilidad restringida y atraer a los jóvenes.

Además, con viajes limitados, los artistas y sus promotores están menos ocupados viajando por todo el mundo en un torbellino de eventos de networking. Del mismo modo, los coleccionistas de arte y los aficionados se quedan en casa cada vez más, lo que ofrece más oportunidades para evaluar las paredes en blanco que necesitan relleno.

Los entrevistados coinciden en que incluso la presentación virtual más deslumbrante no puede replicar la experiencia de ver arte en persona, pero reconocen la importancia vital de lo que a menudo se denomina net art, e incluso parecen optimistas acerca de la experiencia híbrida que, según ellos, es probable que ocurra aquí. permanecer.

“Es un rayo de luz”, dice O’Brien, en el PEM, quien anteriormente trabajó en la industria tecnológica. Ha estado encabezando el cambio en línea en PEM y, aunque está entusiasmado con él, dice que fue difícil a principios de marzo cuando el museo acababa de abrir una exhibición importante sobre Jacob Lawrence y luego, debido a la pandemia, tuvo que capturarla digitalmente rápidamente para un recorrido virtual.

Trascendiendo fronteras

Sundaram Tagore, propietario de la Galería Sundaram Tagore de 20 años con ubicaciones en Nueva York, Singapur y Hong Kong, dice que la caída inducida por la pandemia en el ámbito digital estaba destinada a suceder. “No importa cuán vieja sea la escuela”, dice, “la gente en el mundo del arte estaba reconociendo que la tecnología es omnipresente y que todos debemos adaptarnos a ella. COVID-19 ha acelerado ese proceso “.

Cortesía del Museo Peabody Essex

En abril de 2020, el Museo Peabody Essex realizó una sesión virtual de preguntas y respuestas con el productor y director DeMane Davis, cuyo trabajo más reciente es “Self Made: Inspired by The Life of Madam CJ Walker”, que se estrenó el 20 de marzo en Netflix. La serie de cuatro partes está protagonizada por Octavia Spencer, Blair Underwood, Carmen Ejogo y Tiffany Haddish.

Su galería, que afirma que su objetivo es “proporcionar espacios para el arte que trasciende fronteras” y ahora está abierta en las tres ciudades, ha adoptado la tecnología. Su equipo ha desarrollado sofisticados recorridos virtuales en 3D, ha reservado salas de visualización privadas y ha proporcionado a los clientes una herramienta para visualizar cómo se verían las pinturas en sus hogares. A Tagore también le gusta promover las visitas al estudio con artistas, pero deben tener un poco de calidad de estrella, dice. Hiroshi Senju es un artista, dice, que es natural para este medio. “Solo producir arte ya no es suficiente”, explica. “Un artista necesita hablar bien y ser atractivo y entretenido, o se quedará atrás”.

Jeanne Rosier Smith es una artista que ha aprendido a amar la cámara. Pero tomó un poco de tiempo. La Sra. Rosier Smith, que pinta en su estudio en las afueras de Boston y está representada por varias galerías de la costa este desde Boothbay Harbour, Maine, hasta St. Simons Island, Georgia, generalmente disfruta mezclarse con la gente en las inauguraciones de arte y al principio se mostró tentativa a la hora de tomar estas eventos en línea.

Pero con las restricciones pandémicas que detuvieron esas inauguraciones en persona, se dio cuenta de que tenía que participar. Con 35.000 seguidores en Instagram, recientemente eligió Instagram Live como lugar para un recorrido virtual de su exhibición en Gallery 31 en Orleans, Massachusetts. Para su deleite, el evento generó el mes más dinámico de ventas de sus dos décadas de carrera. “He estado negando con la cabeza con incredulidad”, dice. “Más de 400 personas vieron, desde California hasta Colorado y Texas. Eso nunca hubiera sido posible en persona “.

Si bien le da crédito al lugar virtual por ayudar a ampliar su alcance, también dice que la respuesta habla de algo más profundo. “La gente se queda en casa con sus familias. Sus mundos se han vuelto más pequeños. Están mirando alrededor de su espacio y queriendo traer alegría y belleza a sus vidas ahora más que nunca ”.

Nota del editor: como servicio público, hemos eliminado nuestro muro de pago para todas las historias relacionadas con la pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *